Siempre escuchamos decir que te imagines que ya tienes lo que quieres, para manifestar eso que deseas en tu vida, pero no sabemos como hacerlo. Cientificamente hay cada vez más pruebas de como funciona nuestro cuerpo energético, y sentirnos positivos, alegres y en paz produce lo que se llama Coherencia del Corazón.

Te explico a continuación como funciona. 

Acceder a la energía de su corazón para vivir una vida más saludable y feliz

¿Alguna vez has conocido a alguien que simplemente parece proyectar energía positiva? Cuando sentimos que una persona tiene «vibraciones positivas», como a muchos de nosotros nos gusta llamarla, lo que en realidad sentimos es la energía electromagnética que irradia su corazón.

 

Según una investigación del Instituto HeartMath, el corazón genera el campo electromagnético más grande del cuerpo. «El campo eléctrico medido en un electrocardiograma (ECG) es aproximadamente 60 veces mayor en amplitud que las ondas cerebrales registradas en un electroencefalograma (EEG).» ¿Que tal?  eso es ¡poderoso!

 

Cuando experimentas un estado de armonía, tus emociones y tu cerebro están sincronizados; esto es lo que HeartMath llama coherencia. Cuando estamos en un estado coherente, el corazón y el cerebro operan sinérgicamente.

 

La idea de coherencia también sugiere que podemos acceder a la energía de nuestro corazón y tomar el control de la relación entre nuestros corazones y cerebros.

 

Los beneficios de estar en un estado coherente

  • Cuando estamos en un estado de coherencia, somos mejores para comunicarnos y tomar decisiones.
  • Es más probable que enfrentemos nuestros desafíos de una manera creativa e intuitiva.
  • Cuando nuestro corazón irradia un campo de energía electromagnética más coherente, esto puede tener un impacto positivo en otras personas, animales y el medio ambiente.
  • Podemos aprender cómo mejorar y controlar esta sinergia para reducir el estrés y aumentar nuestra claridad mental.

 

¿Qué tipo de energía proyectas?  ¿Estás pensando positivo??

 

El corazón es el generador de ritmo en tu cuerpo, influye en los procesos cerebrales que influyen en tu sistema nervioso, funciones mentales y emociones.

Los ritmos cardíacos más coherentes facilitan la función cerebral para que pueda mejorar su concentración, creatividad, intuición y toma de decisiones.

 

Cuando estás en la coherencia del ritmo cardíaco, rindes al máximo.

 

Ejercicio de Coherencia rápida

 

Paso 1: Practica la respiración centrada en el corazón.

Imagina que está respirando a través de tu corazón o área del tórax; poner su atención aquí te ayuda a centrarte y ser coherente. Toma respiraciones lentas y profundas.

Sugerencia: Inhale durante 5 segundos y exhale durante 5 segundos, o lo que sea cómodo.

 

Paso 2: Active un Sentimiento Positivo: recuerda cómo te sentiste cuando fuistes apreciado o cuando sentiste aprecio por algo o por alguien. Puedes también concentrarte en un sentimiento tranquilo.

Centrarse en las emociones positivas ayuda a crear la alineación coherente entre tu corazón, mente y emociones. A medida que aumenta tu tiempo en coherencia, aumenta tu capacidad intuitiva para elegir la forma más efectiva de manejar cada situación.

 

Prueba la coherencia rápida  cuando comienzas a sentir una emoción estresante (ansiedad, frustración, abrumar, etc.). Practica el uso tan pronto como comiences a sentir emociones estresantes para evitar que se intensifiquen. Usa la técnica de coherencia rápida para restablecer tu equilibrio emocional y claridad mental. Puedes usar ésta técnica en cualquier momento, en cualquier lugar y en menos de un minuto. También puedes usar la técnica de Coherencia rápida como lo hacen muchos atletas para sincronizarte y mejorar tu coordinación y velocidad de reacción.

Logrando ser coherentes entre nuestro corazón y nuestra mente podemos crear un campo electromagnetico positivo que va a producir como un imán que atraer pura vibración positiva, esto nos hace sentir felices lo que provoca en nuestra vida hechos que sostienen esa felicidad como nuestros deseos manifestados.  

 

Fuente:

www.heartmath.org

y estudios de Gregg Braden en su Blog : www.greggbraden.com