UN CURSO DE MILAGROS – LECCION 16 – NO HAY PENSAMIENTOS NEUTROS

No tengo pensamientos neutros.

 

  1. La idea de hoy es uno de los pasos iniciales en el proceso de desvanecer la creencia de que tus pensamientos no tienen ningún efecto. Todo lo que ves es el resultado de tus pensamientos. En esto no hay excepciones. Los pensamientos no son ni grandes ni pequeños, ni poderosos ni débiles. Son simplemente verdaderos o falsos. Aquellos que son verdaderos crean a su semejanza. Aquellos que son falsos fabrican a la suya.

 

  1. No hay concepto más auto-contradictorio que el de «pensa­mientos fútiles» Difícilmente se puede calificar de fútil a lo que da origen a la percepción de todo un mundo. Cada pensamiento que tienes contribuye a la verdad o a la ilusión: o bien extiende la verdad o bien multiplica las ilusiones. Ciertamente puedes mul­tiplicar lo que no es nada, pero no por ello lo estarás exten­diendo.

 

  1. Además de reconocer que los pensamientos no son nunca fúti­les, la salvación requiere que también reconozcas que cada pen­samiento que tienes acarrea paz o guerra, amor o miedo. Un resultado neutral es imposible porque es imposible que haya pensamientos neutros. Hay tal tentación de descartar los pensamientos atemorizantes por considerárseles irrelevantes, triviales e in-merecedores de que uno se ocupe de ellos, que es esencial que los reconozcas a todos como igualmente destructivos, aun­que también como igualmente irreales. Practicaremos con esta idea de muchas formas antes de que realmente la llegues a enten­der.

 

  1. Al aplicar la idea de hoy, escudriña tu mente con los ojos cerra­dos durante un minuto más o menos, esforzándote al máximo por no pasar por alto ningún pensamiento «insignificante» que tienda a eludir tu búsqueda. Esto te resultará bastante difícil hasta que te acostumbres a ello. Descubrirás que todavía te resulta difícil no hacer distinciones artificiales. Cualquier pensamiento que se te ocurra, independientemente de las cualidades que le asignes, es un sujeto adecuado para aplicarle la idea de hoy.

 

 

  1. Durante las sesiones de práctica, repite primero la idea para tus adentros, y luego, a medida que cada pensamiento cruce tu mente, mantenlo en tu conciencia mientras te dices a ti mismo:

 

Este pensamiento acerca de _____ no es un pensamiento neutro.

Ese pensamiento acerca de _____ no es un pensamiento neutro.

 

Como de costumbre, usa la idea de hoy cada vez que notes algún pensamiento en particular que te produzca desasosiego. Sugeri­mos a este fin la siguiente variación de la idea:

 

Este pensamiento acerca de _____ no es un pensamiento neutro porque no tengo pensamientos neutros.

 

Se recomiendan cuatro o cinco sesiones de práctica en caso de que te resulten relativamente fáciles. De experimentar tensión, tres serán suficientes.  La duración del ejercicio debe reducirse asimismo si experimentas cualquier sensación de incomodidad.

 

Instrucciones para la práctica

 

Propósito: Un primer paso en aprender que cada pensamiento tiene efectos y que cada uno produce: miedo y conflicto, o amor y paz.

 

Ejercicio: 4 o 5 veces (tres si hay tensión), durante un minuto cada vez (reducir en caso de malestar).

  • Cierra los ojos y repite la idea.
  • Luego busca en tu mente los pensamientos que se presenten. Trata de no hacer distinciones entre ellos. Especialmente intenta no pasar por alto cualquier pensamiento “pequeño”. A medida que cada pensamiento atraviesa tu mente, mantenlo ahí y di:

“Este pensamiento acerca de­­­­_____ no es un pensamiento neutro».

Respuesta a la tentación: Siempre que seas consciente de un pensamiento molesto.

Aplícale la idea usando esta forma concreta: “Este pensamiento acerca de ____ no es un pensamiento neutro, porque no tengo pensamientos neutros”. El propósito es que te des cuenta de que al albergar este pensamiento, estás activamente causándote miedo a ti mismo.

 

Cita UCDM, Lección 16

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *